Observatorio RSC 2017-10-03T11:16:21+00:00

OBSERVATORIO RSC

Compromiso a largo plazo con el entorno de nuestras fábricas

La primera fábrica de cemento de nuestro país data del año 1.898. Esta industria lleva más de cien años contribuyendo al desarrollo económico y social de las comunidades en las que opera, y tiene incontables ejemplos de acciones de compromiso con su entorno, mucho antes de que se acuñase en los últimos años el término de “Responsabilidad Social Corporativa”.

GENERAL / ECONÓMICO
Desconocimiento del sector cementero

El desconocimiento por parte de la sociedad es debido a su posición al principio de la cadena de valor de la construcción.

Cemento como materia prima de origen natural

Resiliente, robusto y seguro, es un material clave para la vida sostenible en las ciudades.

Demanda intensiva de capital

Las elevadas inversiones para la puesta en marcha de una fábrica de cemento, determinan su permanencia en las comunidades en las que opera.

Valor estratégico para el país

El sector del cemento como industria básica, tiene un alto valor estratégico para el país.

MEDIOAMBIENTAL
Reducción de CO2

Es el pilar principal de las estrategias de sostenibilidad de los grupos cementeros.

Valorización de residuos

Como sustitutivo de materias primas y combustibles no renovables, es una gran aportación del sector hacia la economía circular.

Característica de “commodity”

Impulsa la innovación cementera mediante el desarrollo de productos sostenibles cada vez más tecnificados.

SOCIAL
Decisiones globales

La industria del cemento es un sector altamente regulado muy influenciado por las decisiones globales: inversión en obras públicas o control de las emisiones.

Impacto local

El impacto local de las fábricas implica mantener una estrecha relación con todos los grupos de interés.

Seguridad y salud

El sector genera un empleo de alta cualificación, destacando la preocupación por la seguridad y salud de los trabajadores.